La ovación

Zidane se está quemando

El entrenador del Madrid, con su defensa a los jugadores, está poniendo el foco en sí mismo tanto si se ganan o se pierden la Champions y la Copa

Volver

09/01/2018

Zidane se está quemando

Una rueda de prensa significativa. Así se puede calificar la comparecencia de Zinedine Zidane en la previa del partido contra el Numancia. Una vuelta de los octavos de Copa claramente definida para los blancos, pero llueve sobre mojado, teniendo en cuenta el cuarto puesto de la liga. En ese contexto, el francés, sin su típica sonrisa, ha dejado claro que no quiere fichajes de invierno porque está contento con su plantilla. Eso quiere decir que de ganar algo en junio muchos darán el mérito al técnico por apostar por los suyos. Sin embargo, si se quedan a cero su continuidad podría ser puesta en el foco. La papeleta está en el grupo. El mensaje está claro: “yo he apostado por vosotros. No me defraudéis”. No le ha ido mal con eso hasta ahora, pero Zidane se está quemando a pasos agigantados.

Luego está Florentino Pérez. “Lo que me molesta más de los comentarios que hacéis es que yo voy a echar un pulso al presidente y a mi club”. Esa frase dirigida a los periodistas tampoco es fruto de la improvisación. El entrenador merengue sabe que dejar la duda de disconformidad con el máximo mandamás es perjudicial para su presente y futuro. Mejor llevarse bien con él. Peor es su idea de rotaciones. “La gente piensa que hay algunos mal y que tengo que sacarlos del equipo. Yo pienso al contrario si alguien está mal tengo que estar con él”. Es decir, Marcelo o Cristiano Ronaldo son titulares indiscutibles. ¿Qué pensarán Ceballos o Asensio?

Foto: thesun.co.uk

Mucha personalidad. Se podrá reprochar a Zidane su pizarra, pero no sus ideas llevadas hasta el final como gestor de grupo. Para bien o para mal. Se puede consagrar a final de temporada, aunque también darse la puntilla. Una leyenda en entredicho. Ahora es el turno de los jugadores de respaldar a su míster con victorias. La clave, Madrid – PSG. El 14 de febrero es la resolución. San Valentín puede venir poco amoroso.

 

Artículos relacionados