La ovación

Utilizar siempre las mismas rutinas es contraproducente

“Lo mejor para que nuestro cerebro funcione es combinar los ejercicios mentales con las sensaciones”

Volver

17/04/2018

Utilizar siempre las mismas rutinas es contraproducente

El cerebro humano es como una computadora con múltiples aplicaciones, pero si siempre utilizamos los mismos circuitos neuronales para desarrollar nuestra actividad física y mental caemos en una rutina que lo puede atrofiar.

Cuando enfrentarnos a retos o llevar a la práctica nuevas actividades nos produce “pereza” eso es  fruto “de la atrofia provocada por  la rutina”.

Preparar un menú para varios invitados, mover de lugar los muebles de una habitación, interpretar un mapa, ir al trabajo por un camino distinto, ver la televisión de forma interactiva, navegar por internet, leer…Estos son ejemplos de cómo mantener vivo el cerebro. Pero “si siempre optamos por hacer una sopa de letras, sin cambiar de pasatiempo, también podemos caer en la rutina”.

“Lo mejor para que nuestro cerebro funcione es combinar los ejercicios mentales con las sensaciones”. Percibir un olor agradable y averiguar de dónde procede, disfrutar de los sabores, que llegan antes al cerebro que al estómago, viajar para cambiar de rutina y vivir sensaciones nuevas. O de una tarde de silencio reconfortante.

“El ejercicio mental también cansa, pero es un cansancio positivo”, explica el doctor, mientras que la depresión, el estrés, la angustia, la preocupación intensa nos “intoxica y obsesiona” y eso “nos provoca falta de atención y concentración”.

También la rutina se va colando en nuestras vidas conforme vamos cumpliendo años. Los incentivos decrecen y la actividad también. Por eso es necesario seguir interactuando con otras personas, cambiar opiniones, realizar actividades físicas y psíquicas placenteras y mantener la parte afectiva.

 

Artículos relacionados