La ovación

“¿Es la razón el centro de la toma de decisiones en el juego?”, por Manolo Laguna

Tomar decisiones en el juego El Entrenamiento Táctico Individual II

Volver

12/11/2017

“¿Es la razón el centro de la toma de decisiones en el juego?”, por Manolo Laguna

Hace un par de días, les contaba a mi manera una “Historia del Entrenamiento en los Deportes Abiertos en 3 Capítulos”. Llegados al capítulo tercero les manifestaba que me parecía que era un capítulo inconcluso, que su escritura se está haciendo en estos momentos. En realidad, debería haber dicho que yo aún no tengo respuestas concluyentes, que puedan avalar, con estudios científicos, una teoría sobre cómo son con exactitud los procesos de toma de decisión durante el juego. No sé si por ahí alguien tendrá esas respuestas, pero yo no las conozco.

A pesar de esto, no renuncio a dar una opinión de lo que pienso del entrenamiento para mejorar la toma de decisiones. Seguramente el tiempo matizará, e incluso refutará, alguna de las cosas que yo opino. Esa es la misión de los científicos, demostrar o rebatir la certeza de las ideas que se manejan. Por nuestra parte, la gente de la pista, los entrenadores, lo que tratamos de hacer es construir un relato con los datos que tenemos a nuestro alcance.

Este relato que les expongo, lo he construido con muchos estudios de personas que consiguieron demostrar de forma indudable la veracidad de lo que exponían, pero también con algunas ideas que aún no se han podido corroborar con métodos científicos, aunque tienen muchos visos de ser ciertas. Incluso he utilizado meras intuiciones que han ido anidando en mi mente a través de la experiencia de años en las pistas trabajo. Esto no cumple con los cánones que exige la “ciencia”, ya lo sé, pero es la contribución que, desde mi posición en el deporte, yo puedo hacer.

Para trabajar se necesita tener una estructura mental de cómo ocurren las cosas, no se puede trabajar desde la duda eterna. Prefiero moverme dentro de un relato coherente, aún a riesgo de incurrir en errores, a quedarme paralizado por el miedo que produce la incertidumbre. Cualquier proyecto que consigue provocar cambios que nos acercan a la realidad seguramente comienza por una intuición.

Esto no quiere decir que me atrinchere en “mi relato” y cierre los ojos a las evidencias o las intuiciones que vayan apareciendo por el camino. Todo lo contrario, este relato es una declaración de apertura. El relato de hoy es muy diferente al que yo mismo planteaba hace 15 o 20 años, y espero que la evolución siga, pero, de momento, cuento en esta serie de artículos las ideas que en la actualidad manejo.

Al fin y al cabo, no se trata de tener una certeza absoluta (de hecho, pienso que en temas como el que tratamos nunca llegaremos a tener una seguridad total de estar haciéndolo de forma perfecta) sino de ir construyendo pautas de trabajo que nos vayan acercando a esa perfección que nunca alcanzaremos. Pero vuelvo al meollo de la cuestión y lo hago procediendo por partes.

Fuente: eoi.es

¿Por qué, en su momento, se puso a la razón en el centro del proceso de toma de decisiones?

Mi opinión es que la lógica y la simplicidad del Esquema de Marteniuk nos condujo directamente a un planteamiento “cibernético” del proceso de toma de decisiones.

La secuencia de:

ENTRADA DE INFORMACIÓN à PROCESAMIENTO à RESPUESTA

Es demasiado tentador como para no tomarlo como modelo en un principio. Y este modelo nos lleva directamente a una pasión por la razón, ya que coloca en la reflexión, la consciencia y la lógica la base de la elaboración de respuestas. Sin embargo, como ya he dicho, fuimos comprobando que este planteamiento se alejaba de lo que realmente veíamos en el terreno de juego.

¿Dónde estaban los desajustes? Las aportaciones de algunos neurocientíficos notables nos fueron dando pistas. El ser humano es algo muy diferente a un ordenador y a la hora de tomar decisiones no actúa, ni mucho menos, como las máquinas que manejamos habitualmente.

En el artículo próximo pasaré a enumerar algunas de las razones por las que creo que el “Modelo Cibernético” no es bueno para explicar los procesos a través de los que se toman decisiones en medio del juego.

 

Artículos relacionados