La ovación

Tercer capítulo de la entrevista a Ernesto Enríquez

“Con los libros que hicimos Manolo y yo, cumplíamos un objetivo, el de ayudar a aquellos técnicos que necesitaban un apoyo”

Volver

07/12/2017

Tercer capítulo de la entrevista a Ernesto Enríquez

En este tercer artículo que publicamos de la entrevista realizada a Ernesto Enríquez seguimos haciendo un repaso de su trayectoria por la Federación Española y terminamos con su faceta como autor de los libros de balonmano que junto a Manuel Falkowski publicaron para servir como guías de tantos y tantos entrenadores en formación.

A.P. Háblenos de sus mejores experiencias como técnico en la R.F.E.BM

E.E. Como anécdotas contar que como Seleccionador-Entrenador de los Equipos Nacionales sólo me acompañaba Pedro Mora (fisioterapeuta) y un delegado de equipo, si lo comparo con ahora… la segunda anécdota y que no quiero dejar pasar es que, durante el Campeonato del Mundo Junior celebrado en Portugal nació mi tercer hijo Gonzalo, mi dama (MARINA), acompañada de unos íntimos amigos pasó el parto sin mi compañía.

Recuerdo que Bárcenas decía que para ser un técnico completo tenía que involucrarme en la docencia arbitral, así comencé otra nueva etapa en mi vida “El Arbitraje”. Mi vinculación con ese mundo desde, Director de la Escuela, Director Técnico y Presidente del Comité Técnico de Árbitros ha sido muy amplia (más de 20 años)

A.P. Siempre es agradable recordar los buenos momentos que uno pasa durante una etapa, pero no todo es siempre de color de rosa y seguro que también tiene momentos desagradables. No queremos ponernos tristes, pero para aprender hay que reconocer los errores propios y, también los ajenos. Le pedimos que rebusque en su memoria y nos hable de aquellos momentos amargos vividos, que seguro pasó en aquella etapa.

E.E. Una de mis mayores satisfacciones en la Federación Española de Balonmano, sin entrar en resultados de Competición, fue conseguir que se creara la Selección Junior Femenina.

Los peores, cuando por enfermedad tuve que dejar la Real Federación Española después de unos 35 años, recuerdo que cuando presenté mi dimisión noté que algo se rompía dentro de mí, pero del camino recorrido, creo que me marché pensando que en los años vinculados a la Institución cumplí honestamente con mis responsabilidades.

No puedo olvidar otra experiencia negativa que fue cuando se declaró una huelga arbitral en la que se pedía mi dimisión por parte de algunos árbitros de División de Honor, la consecuencia fue mi cese como Director Técnico de esa categoría, años después, se reconoció que no fue contra mí, sino contra el sistema y, qué casualidad, posteriormente fui su  Presidente.

Otra experiencia negativa después de mi marcha, fue  comprobar que todas las Comunicaciones Técnicas (más de ciento cincuenta); vídeos Técnicos sobre Reglas de Juego (más de 60); dos publicaciones sobre Estudios Comparativos de las Reglas de Juego y su aplicación técnico-tácticas, con más de 200 páginas cada uno, fueron publicados en la página WEB de la Federación, y que fueron entregados a los árbitros en los Cursos de Pretemporada; fichas Técnicas de Preparación Física y test de seguimiento, con análisis muscular anatómico en los ejercicios y pautas de aplicación de diferentes Sistemas de Entrenamiento, etc.  MI DISGUSTO Y TRISTEZA FUE COMPROBAR, QUE TODO LO RELACIONADO CON MIS PUBLICACIONES FUE BORRADO DE LA PÁGINA WEB Y DESTRUIDO, COMO SI NO HUBIERA EXISTIDO ANTES NADA.

A.P. Supongo que es usted consciente de la influencia que sus ideas han ejercido en la mayoría de los técnicos españoles, porque era profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores y porque durante mucho tiempo, los libros que escribió junto a Manuel Falkowski fueron el “catecismo” de todos los que se estaban formando como monitores o entrenadores. Hasta tal punto que muchos le consideran uno de los padres del balonmano español. ¿Qué relación tenía con Falkowski?

E.E. Sinceramente  no creo que mis ideas influyeran en los técnicos españoles, sólo fueron una aportación más a la adquisición de conocimientos. Es verdad que había pocas publicaciones y que quizá con los libros que hicimos Manolo y yo,  cumplíamos un objetivo, el de ayudar a aquellos técnicos que necesitaran un apoyo.

Durante los años en los que estuve como profesor  de la Escuela Nacional de Entrenadores impartí dos asignaturas, Sistemas de Juego Ofensivos y Defensivos, y  Reglas de Juego. Respecto de la Primera Asignatura, siempre se decía que no se daban apuntes y que todas las enseñanzas se daban de forma magistral oralmente, ante esta circunstancia publicamos  dos libros que sirvieran de ayuda a todas las personas que realizaran el Curso Nacional y que también pudieran ser útiles para otros técnicos. No sólo hicimos esos dos libros sino, que fuimos completando la Colección Handball que comenzamos con el  “Estudio Monográfico del Portero”, que por cierto, el protagonista fue Lorenzo Rico y siguieron otros más (14 en total).

Hablar de Manolo Falkowski, es hablar del amigo, del hermano por elección. Nos conocíamos desde nuestra juventud y que en esa época compartíamos estudios e inquietudes. Estas inquietudes nos llevaron a escribir para la Educación Física en el año 1974 la “Colección Ludus”  que comprendía una serie de libros prácticos relacionados con La Gimnasia Natural Austriaca (9 libros).  Paralelamente escribimos multitud de artículos en diferentes revistas, tanto nacionales como internacionales.

A.P. Esa influencia a la que nos referíamos antes, y que usted no ha querido reconocerse, ¿fue determinante para el gran cambio que se produjo en el balonmano español?

E.E. Con toda humildad, creo que sólo he sido un elemento más de este mundo del balonmano y que hay otras muchas más personas que sí pueden etiquetarse como padres del balonmano y que influyeron mucho más en nuestro deporte.

Artículos relacionados