La ovación

Ruth Beitia ejemplo de superación

Dejó el atletismo con 38 años pero con el oro conseguido en los JJOO de Río de Janeiro.

Volver

06/02/2018

Ruth Beitia ejemplo de superación

Pasó del anonimato a la gloria sin olvidar sus raíces ni a su mentor, Ramón Torralbo, que tanto ha luchado por ella. Su primera retirada de 2012 fue un impulso a lo que vendría después.

La mejor atleta española de la historia dijo “basta”. A sus 38 años de edad, la cántabra anunciaba el pasado 18 de octubre que ya no volverá a retar a los límites de la gravedad, que ya no volverá a trazar saltos de altura increíbles, que su espigada figura acompañada por su “contagiosa” sonrisa no pisará más tartanes.

Dice el refrán que “una retirada a tiempo es una victoria”. Y esto es lo que ha hecho Ruth Beitia. No estaba dispuesta a que su maltrecho y dolorido hombro mermara su espíritu ganador, sus ansias de victoria. Después de meses luchando, haciendo del dolor una rutina, ha preferido dar un paso a un lado. Una decisión difícil, madurada durante meses y que evidencia la personalidad de la cántabra. Ruth Beitia es una mujer de altura.

Altura de miras, altura física que la acerca a los dos metros y también altura personal. Porque su vida ha sido siempre una permanente superación personal buscando la excelencia, tanto en el apartado personal como profesional. Y siempre acompañada de su famosa sonrisa, que te enamora, que te embauca… Hasta en el día de su despedida, y acompañada por su “alter ego”, el técnico Ramón Torralbo, nunca ha tenido una mala mueca, un mal gesto, una reacción impertinente.

Tras dejar la actividad deportiva llega el momento de enfrentarse a la vida. Algo que no le asusta a Ruth Beitia. Tiene claro que su leitmotiv seguirán siendo los valores que el deporte le ha enseñado. Los llevará por bandera en cada cosa que el destino le tenga reservado. Ya lo ha hecho en su faceta política como representante y diputada en el Parlamento de Cantabria.

El deporte español pierde a un deportista inigualable, pero gana una embajadora inmejorable. Porque no cabe duda de que Ruth Beitia, tanto dentro como fuera de una pista de atletismo, es una mujer de altura.

Fuente: Artículo de Ramón Fuentes para “ eldebatedehoy.es “

 

Artículos relacionados