La ovación

Realmente, ¿necesito un entrenador personal?

Un entrenador personal es una persona capacitada para planificar entrenamientos personalizados

Volver

14/11/2017

Realmente, ¿necesito un entrenador personal?

Foto de: entrenar.me

Los entrenadores personales programan cada uno de los entrenamientos pensando en lo que necesita cada usuario.

Pero, ¿qué hace un entrenador personal?

Entre las principales funciones de este profesional del fitness destacan las siguientes:

·         Estudiar la condición física: lo primero que hace es estudiar la condición física de su cliente para poder crear un programa de ejercicios a medida y personalizado.

·         Establece unas metas y unos objetivos reales: a cada cliente le pone unos objetivos y unas metas con el propósito de aumentar su motivación y funcionar de forma correcta.

·         Seguridad: te ofrece seguridad en relación a lesiones, pues te dice en todo momento cómo debes realizarlos para evitar futuros problemas.

·         Motivación: el entrenador personal se encarga de motivar a sus clientes para que alcancen los objetivos que se han planteado previamente.

Cada una de estas funciones da respuesta a tu pregunta: por qué debo elegir un entrenador personal.  Son funciones que se convierten en ventajas puesto que son sumamente positivas para ti.

Los entrenadores personales, desde hace unos años, están más de moda que nunca. Cada día son más las personas que quieren hacer deporte de una manera segura y eficiente porque conocen los beneficios que les puede aportar practicar deporte correctamente y, también, los perjuicios que puede tener para la salud y el estado físico, practicarlo de manera incorrecta.

Foto: sportismedicine.es

Para conseguir ser un buen entrenador personal es necesario conocer las bases y las tendencias actuales, por ejemplo tener conocimientos sobre el entrenamiento funcional, conocer las guías nutricionales, conocer el análisis y la ejecución correcta de muchos de los ejercicios de fuerza, saber planificar la fuerza, la resistencia y la potencia.

 

Ana Galán

Fuente: Institutoisaf.es

Artículos relacionados