La ovación

Íñigo Martínez despierta a los puristas

El central se va al eterno rival para mejorar económica y deportivamente. Una decisión que levanta pasiones entre los aficionados de ambos equipos.

Volver

30/01/2018

Íñigo Martínez despierta a los puristas

Ya tenemos más morbo para el circo del fútbol. Íñigo Martínez cambia la Real Sociedad por el Athletic. San Sebastián por Bilbao. Un trasvase que ya se ha dado en la historia de la liga. No será el primero ni el último. Lo que podría ser un fichaje más del mercado de invierno se convierte por lo que rodea a ambos clubes en una cuestión autonómica. Pronto aparecerán las voces que tildarán al futbolista de “pesetero”, por denominarlo de manera fina, pero ¿quién no se iría a otro sitio por más dinero? Está claro que el fútbol es incomparable con cualquier otra circunstancia de la vida, pero no deja de ser un trabajador que quiere mejorar en otro sitio. El amor a los colores y a un club está muy bien, pero no debería ser un condicionante. Por todo ello, Íñigo Martínez despierta a los puristas. También llamados ultras.

“Nunca iría al otro bando”. Es la frase que pronunciaba meses antes el jugador antes de saltar la noticia. Sin embargo, tener la mínima posibilidad de jugar Europa League la próxima temporada ha debido prevalecer, además del dinero (el Athletic está a seis puntos). La Real, a día de hoy, está cerca del descenso. Hubiese sido un bonito gesto quedarse a salvar la categoría, dirán algunos. ¡Ni que el equipo fuera tan abajo por culpa suya! Las culpas al colectivo, incluido el míster Eusebio. Díaz de Cerio, Elustondo o Joseba Etxeberría ya hicieron lo mismo y después de días convulsos pasó el chaparrón.

Foto: elgoldigital.com

La dificultad para fichar en el Athletic también es factor importante. Solo jugadores vascos o con ascendencia. Eso acota mucho el scouting a seguir. Por ello, Real, Eibar , Osasuna o clubes del grupo 2 de Segunda B, en menor medida son carne de cañón. También el foco habrá que ponerlo en los aficionados rojiblancos y en como recibirán a su nuevo fichaje. Kepa estará tranquilo. Los pitidos se repartirán. Por mucho que se empeñen los puristas en mostrar su opinión, mal augurio para el equipo.

 

Julio Gómez Martín @juliogomez92

 

Artículos relacionados