La ovación

Gestionar la derrota

Se trata de cómo superar el negativismo y aprovechar la derrota para convertirla en oro y así poder levantarte rápidamente.

Volver

06/04/2018

Gestionar la derrota

Perder en cualquier aspecto de la vida puede doler muchísimo. ¿A quién no le has pasado que ha tenido grandes expectativas en un proyecto y este ha fracasado?

Trasladando esto al tema deportivo, la derrota se puede tornar mucho más dolorosa. Al menos en deportes de equipo, tener el consuelo “mediocre” de que perdiste por la culpa del resto y puedes compartir eso con tu equipo. Pero en un deporte individual, es normal que uno pueda interpretar  la derrota como algo personal: “soy una bestia por haber jugado así”, “no tengo talento, no sirvo para esto” son comentarios internos típicos en cualquier jugador. La mayoría de personas se hunden mucho en estos comentarios que al final del día no son capaces de recuperarse, el resultado negativo los termina marcando.

Se trata de cómo superar el negativismo y aprovechar la derrota para convertirla en oro y así poder levantarte del suelo en cualquier momento de tu vida.  Este no es un discurso motivacional, no esperes que te diga cosas cómo: mantente positivo, sabes que tu derrota es injusta pero todo saldrá bien. Sino más bien

Si eres de los jugadores que luego de perder le echas la culpa a un mal arbitraje, que tu oponente tuvo mucha suerte o que la persona que te entrenó no lo hizo bien entonces tienes mucho por trabajar. Líneas atrás escribí lo fácil que es echarle la culpa a  alguien más aún cuando juegas un deporte colectivo y lo califiqué como algo mediocre. El jugador mediocre de cualquier disciplina solo puede ver que el error se encontró en la falta de un compañero o un estímulo externo pero rara vez se cuestiona que hizo él para influir de manera negativa en el juego tanto antes como durante el partido.

 

Artículos relacionados