La ovación

El doblete de Valverde

El técnico extremeño ha logrado la liga y la copa, siendo todavía discutido por algunos sectores. Reforzar el mediocampo y recuperar la ilusión de los jugadores, claves para el éxito.

Volver

30/04/2018

El doblete de Valverde

Los focos en el Barcelona siempre están puestos en los mismos. Messi, Iniesta y Suárez por encima de todos. Son los jugadores con mayor protagonismo con la pelota porque suelen resolver de diez todas sus acciones. Sin embargo, para que una sinfonía llegue al espectador perfectamente se necesita un director de orquesta. Ahí es donde entra el entrenador, una figura demasiado denostada tradicionalmente en los grandes clubes. Todo lo que no sea una victoria suele tildarse con ventajismo de fracaso. El doblete de Valverde es un ejemplo. Todo por una noche en Roma que dejó al club sin triplete. ¡No sabía que desde el banquillo se meten los goles! El extremeño, quitando ese gran tropezón y el del Madrid en la Supercopa de España, ha tenido una temporada plácida. Aunque se habla que no tiene su continuidad segura al 100%. Circunstancia injusta para un trabajador que ha hecho poco ruido y ha dado grandes frutos.

Foto: goal.com

“Al Barça le entreno hasta yo”. ¿Quién no ha oído o dicho alguna vez esta frase tan tópica del fútbol? Este argumento ha valido esta campaña para atizar a Ernesto Valverde. El ex del Athletic es visto por los “antis” como una figura con poco peso. Ha conseguido integrar en el once en grandes partidos a un mediocentro como Paulinho, sin ADN barça. Clave, para liberar a Busquets y hacer brillar aún más a Iniesta y Rakitic. Si eso no es suficiente… Además, ha recuperado la ilusión perdida de una plantilla que venía sin ganas del último tramo de Luis Enrique. La presión rápida tras pérdida y un juego algo más directo son las señas de identidad de que los blaugrana vuelven a estar enchufados. En algo habrá ayudado a esto Valverde.

La sombra del Madrid todavía planea. Para que las notas de junio que lleguen al Camp Nou sean de diez debe producirse un hecho. Que el Madrid no gane su tercera Champions. El soci  mira con esperanza a Múnich, Roma y Liverpool. Además, todavía hay un clásico por jugarse. Si se produce una victoria blanca holgada en la Ciudad Condal la nota global podría bajar unas décimas. La imbatibilidad en liga, en juego. A Valverde le puede perjudicar Cibeles. El eterno rival tratando de minar al otro. Nada nuevo en este deporte. Esperemos que no sea suficiente excusa para impedir un segundo año del txingurri. Un doblete es motivo de renovación siempre.

 

Julio Gómez @juliogomez92

 

Artículos relacionados