La ovación

¿Cuándo hay que romper las reglas?

Si nunca las rompes, no pasarás de ser alguien más dentro del orden. De ser homogéneo y simétrico a todo lo demás.

Volver

05/04/2018

¿Cuándo hay que romper las reglas?

Para triunfar en esta vida, no hace falta incumplir la Ley, aunque muchos busquen esa vía. Tampoco es necesario enfrentarse con nadie, ni siquiera robar ideas a otros. A veces, incluso copiar es algo que puede esquivarse. Pero para lograr el éxito, hay algo de lo que no te vas a escapar. Y es de romper las reglas.

Los que defienden la existencia de ese buen conjunto de normas que rigen todo -normas de conducta, de vestimenta, de comportamiento, laborales o de lo que sea- son, normalmente, quienes se benefician de ellas. Es muy fácil hablar de reglas cuando se vive por encima de ellas. Pero, si alguien quiere ser algo en la vida, tiene que esquivar esta complicación.

Al fin y al cabo, ¿qué son las reglas? Sólo unos límites. Y como bien indica la palabra, nos limitan. Si nunca las rompes, no pasarás de ser alguien más dentro del orden. De ser homogéneo y simétrico a todo lo demás.

¿Y sabes algo? En la naturaleza, todo tiende a la asimetría. Y lo que es simétrico, muere.

Si no quieres ser igual que los demás o pasar completamente desapercibido, tendrás que romper una o dos normas.

No hay una regla escrita para saber cuándo hay que romper las reglas y, si la hubiese seguro que podríamos esquivarla. Hay veces que no es necesario, pero en otras ocasiones sí. De igual forma que no podemos hacer lo contrario a la norma en todo momento.

Entonces, ¿cuándo hay que romper las reglas? Básicamente, cuando te lo dicte tu corazón, cuando sepas que es lo correcto.

Las normas es algo que creamos los seres humanos. A veces, nos equivocamos, y en otras somos injustos.

 

Artículos relacionados