La ovación

El correcalles es del Madrid

El 0-3 a la Juve en un partido de ida y vuelta deja la moraleja (otra vez) de que a este equipo no se le puede jugar hacia un intercambio de golpes. La falta de mediocampo, clave para la goleada.

Volver

03/04/2018

El correcalles es del Madrid

Apareció el equipo de las grandes noches, una vez más. 0-3 a la Juve, aunque con dificultades. Muchas más de las que se pueden evidenciar con este resultado abultado. Los italianos jugaron a pegar y ser pegados. El problema para ellos es que en 90 minutos fue lo segundo. Dybala e Higuaín fallones contra un Cristiano Ronaldo salvaje. En su versión más potente en los últimos tiempos. A los blancos no les puedes dejar espacios tan amplios porque te matan, deportivamente hablando. El correcalles es del Madrid. Es una ley del fútbol más que escrita que imperó en el Juventus Stadium. Parece mentira como un conjunto sin alma ni ilusión en la liga española se transforma en el mejor equipo del mundo cuando es martes o miércoles a las 20:45 horas. Solo se explica por una economía del esfuerzo. Lícita, pero que solo servirá para el aficionado si llega otra champions. El camino cada vez está más allanado.

Foto: ecodiario.es

La falta de mediocampo, clave para la goleada. Convertir todo el choque en un partido de últimos minutos solo lo puede llevar con dignidad y maestría el Real Madrid. La Juve quiso disfrazarse de los de Zidane pero no pudo por pólvora mojada. Higuaín fue insuficiente y Dybala más de lo mismo. Betancur y Khedira se vieron desbordados por la velocidad de transiciones de su rival. Quizá con un stopper como Matuidi en el centro ayudándolos el juego hubiese sido más tranquilo. Sin embargo, en la segunda parte Modric e Isco tuvieron pista abierta para su magia. El escenario ideal para que lleguen balones a CR7, que se basta y se sobra para liarla hasta de chilena.

¡Rimonta, rimonta! Es el eslogan que se tiene que oír en el vestuario blanconegro desde ya. Más por necesidad que por convencimiento. Un partido de vuelta sin Dybala por expulsión. Por tanto, el talento de un jugador debe dar paso al juego más colectivo con Mandzukic arriba. En el Madrid no estará Sergio Ramos. Momento para ver a Vallejo en un partido grande, aunque decantado claramente. ¿Jugará Bale? Ningún minuto en Turín, lo que lleva a pensar que le están invitando a hacer las maletas. Y viendo lo visto, tampoco se le echó de menos. Asensio también es un velocista. Capaz de adaptarse a un correcalles propiedad del Madrid. El destrono ya se ve más lejos. Bayern, Barça, City… mucho deben comer.

Artículos relacionados